knitted story

6.2.12
Al leer hace poco un viejo artículo del NY Times sobre aquellas aficiones que al final te hacen sufrir más que un trabajo, me fijé en la primera historia en la que hablaba de una chica: Yokoo Gibran, una chica que ha sabido sacar provecho de su afición.

Yokoo dejó su trabajo en una copistería de Atlanta menos de año después de iniciar su aventura en Etsy vendiendo su productos de punto hechos a mano, de lo bien que le iba su etsy-negocio. Le ha ido tan bien que sus ganancias pronto ascendieron a unos 140.000 $ al año.

Me parece maravilloso que una persona pueda conseguir tanto éxito gracias a una afición y poder vivir de ello. Pero este éxito tiene su precio: se levanta a las 8 de la mañana, se harta de café y té, se sienta en una silla y, sin moverse de allí, se pone a tejer bufandas y gorros hasta 13 horas al día.

Sus maxi-bufandas son una pasada y tienen pinta de ser comodísimas y perfectas para el frío que hay ahora mismo. Me pediría ahora mismo una,  .. haciendo crecer gustosamente su pequeño negocio.

Precios: entre 20 € y 200 €.




Happy monday!!
  1. Me ha encantado eso de aficiones q se convierten en trabajo!!

    ResponderEliminar
  2. Madre mía! debe ir a todo meter! 140000 $ al año es una pasada, porque suponiendo que solo venda las de 200 $ tiene que hacer una media de casi dos diarias a este precio! y eso trabajando 30 días al mes.
    Son preciosas, pero debe tener cuatro duendecillos trabajando con ella :)

    ResponderEliminar
  3. Me parece tremendamente esperanzador ver como la gente consigue hacer realidad sus sueños y dedicarse a lo que realmente les gusta hacer y más aún con todo este rollo de la crisis. Siendo mujer ya me parece un hito sin precedentes y un ejemplo a seguir.
    Me encanta el post y cada vez me gusta más tu blog. No deja de evolucionar. Es genial.
    Mil gracias y feliz lunes.

    ResponderEliminar
  4. Poder vivir de lo que gusta y disfrutar de ello es a lo que aspiramos la mayoría, lo de Yokoo sinceramente tantas horas me parecen abusivas.No pecará un poco de avariciosa? delegar en alguien para que ayuden en su trabajo es una buena opción aunque los beneficios tengan que repartirse.

    ResponderEliminar
  5. Tienen una pinta estupenda. Esta misma mañana he salido de casa con una que tejió mi tía hace años, tantos que se puede considerar hasta vintage, y lo mejor de todo, sigue como el primer día. Me has dado una idea para mi próximo post, a ver si encuentro quien me haga las fotitos para enseñárosla.

    Besos

    ResponderEliminar
  6. Las bufandas me encantan!! pero los gorritos no tanto... no me veo yo con algo así.

    ResponderEliminar
  7. Me encanta, tiene mucha creatividad llegará lejos. Mil vueltas enrrolladas en el cuello es lo mas en bufandas!

    Bss
    vistetedeseda.blogspot.com

    ResponderEliminar
  8. La historia no podria gustarme mas. Y sus creaciones son geniales y muy apropiadas para estos dias tan frios.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  9. Hola, que chulas y que bien se gana la vida, besos

    ResponderEliminar
  10. Seguro que son muy abrigositas. Lo que más me ha gustado son las maxi bufandas.

    ResponderEliminar
  11. En este momento necesitaria una...;)

    ResponderEliminar
  12. Ahahah la verdad es que con el frío que hace últimamente no creo que nos viniera mal a ninguna una de esas bufandas. Son geniales, quizá demasiado grandes para llevarlas yo, pero sí que están muy chulas... Vaya, la verdad es que es muy interesante el artículo del NY times... Supongo que un hobby es hobby hasta que tienes que hacerlo por obligación, aunque siempre disfrutas mucho más haciendo algo que te gusta por muchas horas que sean que algo que no.
    ¡Un besillo!

    ♥Marley

    ResponderEliminar
  13. De todas formas son muy bonitas! No se como pero acabo de llegar a tu blog y como me gusta mucho, me quedo aquí para estar al día. bss Cristina Huarte

    ResponderEliminar