El niño que huyó de la guerra

20.11.15
El Día Mundial de la Infancia nos da la oportunidad de recordar que los niños son el colectivo más vulnerable y que sus derechos deben ser preservados. Sufren, más que el resto de la población, las guerras, las crisis y los demás problemas del mundo.

En los últimos 10 años, se estima que 2 millones de niños y niñas han fallecido en conflictos armados, y que unos 20 millonos han tenido que abandonar sus hogares por esta causa y viven como refugiados en paises vecinos o han sido desplazados.

Sólo para este año 2015, debido a los conflictos y la inestabilidad en 5 países (Afganistán, Somalia, Sudán del Sur, Sudán y Siria), más de 500.000 personas han cruzado el Mediterráneo para llegar a Europa, y una quinta parte de ellos, son niños. Niños y niñas anónimos que viajan con sus familias e incluso solos en el peor de los casos, hacia Europa para dejar de sentir miedo y buscar un futuro mejor.  Cada uno de ellos tiene un nombre y una historia que contar.  

Con los terribles acontecimientos que hemos sufrido en París la semana pasada, no debemos olvidar que miles de niños y niñas sufren a diario el conflicto armado en Siria.
Mustapha es unos de ellos. Tiene 13 años y tuvo que huir de Siria, dejando su vida atrás. Descubrió el horror de la guerra y tuvo que irse para no morir, pero él tiene la esperanza de poder volver algún día a Siria, cuando la paz vuelva de nuevo. Espero que podamos parar esta locura y que pueda vivir de nuevo en su país en un futuro no lejano sin sentir miedo ni sufrir el horror de la guerra.

Fuente: Unicef



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada