l'heure du goûter

12.10.11
via martha stewart


Este fin de semana tocó "taller" de repostería en casa con mi niña pequeña.
Le encanta hacer pasteles conmigo. No sólo porque adora comer dulces sino que, además de ponerse el mandil, mezclar los ingredientes y participar en la decoración final,  sabe que cuando acabemos la receta, podrá refregar la cuchara y meter los dedos en las cacerolas hasta que no quede ni rastro de masa.

Para merendar, decidimos hacer unas deliciosas magdalenas de vainilla.  Os dejo con la receta.



via bijouxs / everything fabulous / canelle et vanille / 101 cookbooks


Magdalenas 
(para unas 25-30 unidades)

Tiempo de preparación: 20 minutos
Cocción: 10 minutos

5 huevos
150 g de mantequilla salada + 20 g para el molde
200 g de harina
150 g de azúcar
Aunque la receta original indica 200 g pero con 150 g es suficientemente dulce para mi gusto.
1 cucharadita de vainilla en polvo
Podéis también cambiarlo por aroma a vainilla liquida, u otro aroma como: azáhar (unas 8 gotas de azáhar), chocolate amargo en polvo o té matcha en polvo (1 cucharadita mínimo). Este último sabor me chifla, os lo aconsejo si no lo habéis probado nunca. El té matcha se vende en tiendas asiáticas o tiendas especializadas en tés.
En esta receta no uso levadura química al batir las claras a punto de nieve.


Molde para magdalenas
Yo uso moldes de silicona, son muy prácticos para sacar las madgalenas de los moldes.

Calentar el horno a 180ºC.

Poner las yemas de huevo en un recipiente grande y las claras en otro.
Añadir una pizca de sal en las claras y batirlas hasta que estén a punto de nieve.
Derretir la mantequilla (los 150 g) a fuego lento en una pequeña cacerola.
Remover las yemas con el azúcar hasta obtener una masa homogénea. Luego añadir la mantequilla y la vainilla.
Incorporar poco a poco la harina y luego las claras a punto de nieve (este paso lo tenéis que hacer despacio para no "aplastar" las claras).
Untar el resto de mantequilla - tiene que estar blanda - (20 g) en los moldes.
Rellenar los moldes con la masa usando una cuchara grande.
Si queréis, podéis adornar las magdalenas como lo he hecho yo con las niñas: hemos puesto corazones de azúcar en algunas o fideos de chocolate o arco iris.

Hornear unos 10 minutos. Y listo!
Una vez frias, las magdalenas se pueden guardar unos días en una caja hermética.


Bon appétit!!

  1. Ñam, ñam! Tomo nota de todo y lo paso al cocinero ;) Noto que empiezo a redondearme de forma alarmante, jajaja!

    ResponderEliminar
  2. Qué pasada, si me lo comía con los ojos.

    ResponderEliminar
  3. qué artista y qué buena pinta ummmmmmmmm

    ResponderEliminar
  4. Qué buena pinta, me apunto la receta y ya te contaré como me sale.
    Besos

    ResponderEliminar
  5. La verdad esq las tardes de cocina son geniales, yo aveces pierdo un poco la paciencia,pero ella se emociona tanto....mola!!

    ResponderEliminar
  6. Holaaa, ¡que buena pinta! besos

    ResponderEliminar
  7. ¡Por favor! que buena pinta tiene todo eso, a mí también me gusta meterme en la cocina, sobre todo con mi hermana que es muy mañosa para esas cosas
    Un besazo y muchas gracias por la receta, me la apunto!

    ♥Marley

    ResponderEliminar
  8. Ohhh, en Bruselas vendían madalenas con esa forma y aquí no existen , además tenían un gusto final a cerise!
    Es una de las cosas que echo de menos que aquí no llueva. Nos pasábamos muchas tardes de domingo haciendo dulces con mis niñas!

    ResponderEliminar